Se trata de dos chicos gays que después de bucear por los arrecifes de una playa salieron a la costa, se quitaron sus disfraces de buzo y comenzaron a besarse, masturbandose uno al otro, teniendo sexo en la playa sin que nadie los molestara…