Estos dos jovencitos gays provienen de familias muy conservadoras que no aceptan su homosexualidad, por eso ve en la necesidad de ocultar su relación, para eso se van a este bosque a las afueras de Madrid, donde se ponen a follar muy rico sus lindos culitos