Un entrenador de futbol es muy pervertido pues le pone muy cachondo ver a sus jugadores follando y mamando sus enormes pollazas, por eso en los vestiadores reune a dos jovencitos y les ordena que se besen, se chupen sus pollas y hasta se den por el culo, aun cuando son soy gays estos chicos tienen que obedecer…